Diario Arela III: “Los baobabs, antes de hacerse grandes, son muy pequeños” por Carmen Fariña

baile
Baila, baila, baila, balarina…. ella siempre soñando con ser lo que es. Sonríe satisfecha porque lo está consiguiendo. Se asoma un pájaro que vuela de árbol en árbol buscando uno en el que posarse a descansar y reflexionar pero sus alas, inquietas, reinician el vuelo y, desde el cielo, observa algo que llama su atención: un hombre observando la galaxia a través de un telescopio. Quizás era el principito? aquel que había dibujado una boa dentro de un sombrero y nadie conseguía adivinarlo  porque sólo veían un sombrero?. Sino era él, se parecía mucho. Se acercó y éste le habló del asteroide B612. Le contó que le había puesto ese nombre por causa de las personas mayores que sólo entienden de cifras. También le dijo que los niños tienen que ser muy indulgentes con las personas mayores. Resultó ser un físico amante de la astronomía y de los niños.
Era de noche, el momento en que los sueños alcanzan plena libertad. Al Alba se levantó el telón de un teatro. Un foco iluminaba a una chica que un día voló lejos para vivir una experiencia tan real que decidió regresar para perseguir sus sueños. Fue entonces cuando bailamos una danza hilada con palabras representativas de valores. Música, movimiento, unión: el planeta Arelícola.  
Necesitábamos aire, alguien ya lo había planificado, así que construimos abanicos con mensajes muy valiosos escritos desde el corazón sin perder de vista la cabeza. Eso es la sinceridad.
Soñadores, realistas, evaluadores. Tenemos un poco o un mucho de esos ingredientes pero, qué sería de nosotr@s sin los sueños?
“Los baobabs, antes de hacerse grandes, son muy pequeños” Antoine de Saint-Exupéry.
disney

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *